}

Servicio Urgencias

Desprendimientos

Z

Financiamos tu obra

Hasta 10 años

Estamos en

Avenida Brasil, 6

Contacta con Nosotros

Cuando llega la hora de renovar la fachada de un edificio, sea cual sea su uso, no solo debemos tener en cuenta los aspectos puramente estéticos que afectan a enfoscados y pinturas. Si la intervención requiere la colocación de andamios, es muy recomendable la mejora de las características de eficiencia energética. Consiguiendo así importantes ahorros en las facturas de las compañías energéticas.

rehabilitacion de edificios

Importancia del aislamiento exterior

El aislamiento térmico posee un importante potencial en la mejora de la eficiencia energética y el ahorro de energía eléctrica de los edificios. De tal forma que con determinados sistemas constructivos se puede ahorrar hasta un 60% de energía. Además de contribuir a un importante ahorro económico y mejorar el confort interior, puede contribuir a la reducción en un 30% de las emisiones de dióxido de carbono. Además, algunos tipos de aislantes térmicos también tienen la capacidad de ser aislantes acústicos.

 

Intervenir por el exterior presenta algunas particularidades como son:

  • La obra de rehabilitación se ejecuta con la mínima interferencia para los usuarios del edificio, no hace falta trabajar por el interior de las viviendas.aislamiento de fachada
  • Al realizarse la intervención por el exterior, afectará a la totalidad del inmueble. No sólo a una vivienda o local en particular. Por consiguiente, se requerirá, previo a la intervención, el acuerdo expreso de la Comunidad de Vecinos. Tras la rehabilitación de la fachada el inmueble queda globalmente revalorizado en sus características estéticas y de durabilidad. Puesto que la capa de aislamiento protege el conjunto del edificio de manera muy efectiva de las inclemencias meteorológicas.
  • El aislamiento sobre las fachadas, no reduce la superficie útil del edificio o vivienda.
  • Se corrigen todos los puentes térmicos. De este modo que se evitan las paredes “frías”, la falta de confort asociada a ellas y, sobre todo, el riesgo de formación de condensaciones y mohos superficiales. Esto es muy importante ya que en las fachadas se producen casi todos los puentes térmicos: encuentros con la estructura y formación de huecos.
  • Se aprovecha la inercia térmica del cerramiento existente (capacidad calorífica de los materiales de construcción). Es beneficioso aislar por el exterior cuando la vivienda o edificio son de ocupación permanente.

 

Ahorro de energía eléctrica mediante el aislamiento térmico

El ahorro de energía que genera un buen aislante térmico se traduce en una reducción de las necesidades energéticas de la vivienda. Por tanto, en aislamiento de ventanasuna reducción en la factura de la electricidad, que dependerá de las características de la envolvente del edificio.

Es básico que una vivienda se encuentre bien aislada térmicamente. Logrando que los elementos que estén en contacto con el exterior aumenten su resistencia al paso del calor.

Tal y como indica el Instituto de la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), una fachada aislada térmicamente de forma correcta puede reducir el gasto de calefacción de forma considerable:

 

Ejemplo

Un edificio construido en 1975 (con más de 30 años de antigüedad, no se tuvo en cuenta el aislamiento). Ubicado en zona de rigurosos inviernos y veranos bastante calurosos (D3 según CTE) como Madrid. Que cuenta con 6 viviendas y tiene una superficie aproximada de fachada de 1000 m2. El sistema de calefacción es de una caldera con gas natural que funciona durante 5 meses al año. Cuya demanda anual de energía es de 132 kWh/m2, lo que supone una factura de calefacción de 895€ al año por vivienda.

 

Ahorra con el aislamiento exterior de fachadaLa solución adoptada es la rehabilitación de las cuatro fachadas del bloque de viviendas. Incorporando un aislamiento por el exterior y un aplacado. El resultado es que la fachada ha aumentado su aislamiento en un 70%. Por tanto, se ha reducido el gasto de calefacción en un 35%. Por tanto, se pasa de un gasto de 895€ a 585€, lo que supone un ahorro por vivienda de 310€/año.

Pese a que el aislamiento térmico en fachadas es la forma más común de mejorar térmicamente la envolvente del edificio. También se necesita aislar adecuadamente techos y suelos, así como elegir ventanas y puertas con un nivel adecuado aislamiento térmico. Si bien se deben de evitar los puentes térmicos en las zonas de encuentros entre elementos constructivos.

 

Aislantes térmicos más utilizados

Los tipos de aislantes térmicos más habituales son paneles de fibras de celulosa o lana mineral, espuma de poliuretano, planchas de poliestireno expandido o extruido, vidrio celular, perlita expandida, aglomerado de corcho, entre otros. Aunque existen otros tipos de materiales aislantes naturales que resultan igual de efectivos y más sostenibles como es la paja o la lana de oveja. Existen diferentes sistemas constructivos de paja que sirven para construir hogares más confortables térmicamente. Estos garantizan no sólo un buen aislamiento térmico, sino un consumo en la factura de la luz reducido gracias a una demanda de energía inferior.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra. A.R.E. política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies