}

Servicio Urgencias

Desprendimientos

Z

Financiamos tu obra

Hasta 10 años

Estamos en

Avenida Brasil, 6

Rehabilitar fachada de un edificio
enero 5, 2021

La mayoría de los inmuebles, como es el caso de los edificios, necesitan mantenimiento periódico de las superficies que los conforman. Las condiciones climáticas y el entorno influyen en el deterioro de los aspectos visibles de las infraestructuras. Por ello, dada su importancia, aquí te mencionamos elementos importantes a la hora de rehabilitar fachada de un edificio.

¿Por qué rehabilitar fachada de un edificio?

Rehabilitar fachada de un edificio cobra importancia estética y funcional para el objetivo que ha sido diseñada la obra. Con el paso del tiempo el deterioro del aspecto de un edificio se hace evidente y, ante la situación, es primordial tomar las acciones para devolver la armonía a los espacios.

¿Cuáles son las técnicas para rehabilitar fachada de un edificio?

Entre las técnicas que más se emplean para rehabilitar fachada de un edificio están las siguientes:¿Cómo construir una fachada ventilada?

  • Morteros de cemento: consiste en reparar los enfoscados con la aplicación de morteros de cemento para luego pintar la fachada cada cierto periodo de tiempo.
  • Enfoscados tipo monocapa: esta, consiste en aplicar el revestimiento con una técnica más avanzada que la anteriormente mencionada.
  • Aislamiento térmico: esta técnica está sustituyendo a la utilización de morteros de cemento. Además de las ventajas estéticas, proporciona ahorros de energía y recursos en su implementación.

Cabe destacar, que la tendencia actual para rehabilitar fachada de un edificio se enfoca en la aplicación de aislamiento térmico.

Opciones más efectivas para rehabilitar fachada de un edificio

Las principales razones para optar por soluciones efectivas para rehabilitar fachada de un edificio se enfocan en la economía y durabilidad. Por lo general, los usuarios suelen decidirse por opciones que no impliquen necesidad de mantenimiento. A continuación, enumeramos algunas de las principales soluciones para rehabilitar la fachada de un edificio:

Fachada ventilada

El sistema de trasventilación, mejor conocido como fachada ventilada, consiste en un cerramiento exterior constituido por una hoja interior, además de una capa aislante. Con la implementación de este tipo de fachada, es posible lograr diversos tipos de acabados altamente duraderos.

¿Cómo construir una fachada ventilada?

La fachada ventilada constituye soluciones térmicas y acústicas con amplios beneficios. Para su construcción se requiere cumplir con el siguiente proceso:Opciones más efectivas para rehabilitar fachada de un edificio

  • Anclar una subestructura metálica sobre la fachada del edificio (esta tendrá la función de soportar la hoja exterior del acabado).
  • Tras colocar la capa aislante, deben ser instaladas las piezas del acabado. Este sistema, facilita la existencia de una cámara de aire de pocos centímetros entre las capas exteriores y el aislamiento.

Debes saber, que el acabado cuenta con ranuras que permiten la circulación de aire. Además, las placas exteriores de la fachada ventilada pueden ser de materiales como cerámica, madera, paneles sándwich, entre otros.

De tal manera, que este sistema facilita el mantenimiento térmico en periodos de invierno o de verano, según corresponda.

Fachada sate

Este sistema de aislamiento térmico por el exterior, también llamado etics por sus siglas en inglés (external thermal insulation composite system), comprende la aplicación de planchas de aislamiento térmico adheridas al muro de la fachada.

Por lo general, la fijación de estas planchas de poliestireno expandido en su mayoría, se efectúa mediante adhesivos y procedimientos de fijación mecánica.

¿Cómo construir una fachada sate?

Para construir una fachada sate deben sujetarse las planchas de aislante a la fachada existente del edificio. Cabe destacar, que estos implementos se caracterizan por ser anticorrosivos, y para llevar a cabo su proceso, tan solo deberás seguir los pasos mencionados a continuación:

  • Sobre la placa de aislamiento se debe aplicar la capa base con un espesor de aproximadamente 2 mm.
  • A partir de la placa base se aplica un revestimiento de carácter decorativo con cualidades impermeables.
  • Se recomienda para el acabado el mortero acrílico, que además de ser impermeable permite la transpirabilidad del vapor de agua.

Emplear el mortero acrílico garantiza la inalterabilidad de los colores durante largos periodos de tiempo.

Mortero monocapa

La aplicación del mortero monocapa consiste en un compuesto a base de cemento, aditivos y fibras al cual solo debe agregarse agua para la mezcla. Tras ser amasado, debe proyectarse una capa sobre la fachada de unos 15 mm de espesor.

Este tipo de revestimiento empleado para la rehabilitación de fachadas de edificios, posibilita varias opciones de acabados y colores. Aunque no implica mejoras en el aislamiento térmico-acústico, proporciona beneficios impermeables y transpirables.

Enfoscado de cemento

Entre las diversas opciones en revestimientos de mortero, el enfoscado de cemento es el más duro y tiene mayor nivel de resistencia. Sin embargo, por su rigidez tiende a agrietarse con facilidad.

Debes saber, que el enfoscado de cemento proporciona un aspecto deficiente. Por ello, suele emplearse en fachadas de viviendas de bajo presupuesto.

Rehabilitar fachada de un edificio

¿Cuáles son los beneficios de rehabilitar la fachada de un edificio?

Al momento de rehabilitar la fachada de un edificio se obtienen diversos beneficios de gran importancia a nivel de durabilidad, ahorro y eficacia. Entre algunas de las ventajas más destacables que se pueden lograr, se encuentran las siguientes:

Disminución del consumo de energía por climatización

¿Por qué rehabilitar fachada de un edificio?

Al mejorar las cualidades de aislamiento térmico y acústico de la fachada del edificio, es posible disminuir el nivel de consumo de energía.

Prolonga la durabilidad del acabado

Al rehabilitar la fachada de un edificio se logra prolongar la vida útil de los acabados. Por lo general, un revestimiento de pintura tiene una duración de 8 o hasta 10 años. Sin embargo, al considerar la aplicación de un sistema sate en la fachada es posible alcanzar una durabilidad de hasta 50 años sin necesidad de mantenimiento.

Pese a que son diversas las técnicas de rehabilitación de fachadas, en la actualidad la mayoría se orientan en soluciones más duraderas y económicas. Esto, pensando en implementar alternativas que resulten beneficiosas en todos los sentidos posibles.

× ¿Podemos ayudarte?